Libro de la Semana en Naranja Librería: 1990s de Marcelo Krasilcic

Para quienes pasaron su infancia o su adolescencia en los años 90s, es imposible no recordar detalles de la cultura popular que definieron parte de nuestras vidas. Parecía que comunicarse nunca había sido tan fácil, todo acontecía con mayor rapidez y las posibilidades eran casi infinitas. La década de los 90s fue de apertura y de cuestionamiento, cuyo centro del mundo se encontraba ubicado -como ya había sido desde hace muchos años- en Nueva York. Todos los sueños parecían realizarse en esta ciudad, convirtiéndose en el destino preferido de los que estaban detrás de la fama, buscaban mayor libertad o querían comenzar de nuevo. Podríamos decir que el fotógrafo brasileño Marcelo Krasilcic fue uno de ellos.

Nacido en São Paulo, Brasil, Marcelo Krasilcic tenía apenas 20 años cuando decide ir a estudiar fotografía a Nueva York; había terminado una relación de cuatro años y se sentía un poco cuestionado por sus padres por ser homosexual. Irse a Nueva York implicaba gozar de libertades que, por el momento, no podría gozar en Brasil… era casi una necesidad espiritual partir.

1990's de Marcelo Krasilcic
1990’s de Marcelo Krasilcic

Al comenzar su nueva vida en Estados Unidos, se encuentra con una sociedad agitada en medio de la presidencia de George Bush padre, una comunidad gay que ya tenía arraigada una cultura de orgullo y que luchaba por más derechos y menos indiferencia del gobierno ante las víctimas del VIH. Este ambiente lleva a Marcelo a sentirse por primera vez orgulloso de ser homosexual y a comenzar a explorar los nuevos componentes que le podría entregar esta nueva visión acerca de una parte tan importante de su existencia.

Junto con estos nuevos descubrimientos personales, su trabajo universitario en torno a la fotografía se nutre de la visión de la generación anterior de artistas neoyorquinos, en especial de Nan Goldin, que dictaba clases en la NYU. Lo más conmovedor de su trabajo -según Krasilcic– tenía relación con la capacidad de Goldin de construir un entorno que otorga realismo a la imagen que crea. Esto quería traspasarla a su propia obra, pero ¿era el mismo tipo de realidad, cruda y casi táctil, la que quería transmitir en sus imágenes? No, Marcelo estaba experimentando distinta clase de sentimientos debido a su estancia prolongada en Nueva York, y decidió utilizar la fotografía como mecanismo para que lo irreal fuese lo suficientemente táctil y veraz; así los otros -los espectadores- asistirían al relato de una historia contaba del modo en que el fotógrafo la había creado, y que a ellos les resultaría lo suficientemente convincente.

1990's de Marcelo Krasilcic
1990’s de Marcelo Krasilcic

Con este planteamiento se arroja a capturar imágenes de su mundo privado, sus amigos, sus novios y su familia. Todos aquellos que permitieran entregar compañía en la soledad o recordar el amor que lo rodeaba. Esta capacidad de re-escribir su propia historia le emocionaba por la capacidad de control que le otorgaba por sobre el espectador, sin embargo tenía la tranquilidad que su vida continuaba su propio curso independiente de las capacidades atribuidas de su obra.

Esta poder de re-escribir la realidad le permitió complementar su trabajo, propio de una línea artística más pura con otro de una línea más comercial, como lo es -en ciertas ocasiones- el mundo editorial. Mediante este nicho se logra internar en el mundo de las revista emergentes de moda que definieron la estética de la década y le permitieron llegar a una audiencia mayor, como por ejemplo: Visionaire, Purple, Self-Service y Dazed & Confused. En estos medios logra capturar imágenes icónicas de la década, como también lo coloca en contacto con la escena under de Nueva York que lo acerca a algunos artistas que verían como sus carreras e popularizarían en esos años. El más recordado de ellos es el dúo Everything but the Girl para los que tomaría una de sus imágenes más famosas y que sería carátula del disco “Walking Wounded” de 1996. De esta fotografía se crearían muchas historias, siendo la más rememorada por Krasilcic, aquella que aseguraba que había sido capturaba cuando el dúo iba en camino a los MTV Awards, lo que por supuesto no ocurrió. Este ejemplo es justamente lo que busca provocar la obra de este fotógrafo brasileño: asignar valores o relatos a una imagen que tiene tales valores de veracidad que son completamente ajenos a la historia real detrás de la fotografía.

1990's de Marcelo Krasilcic
1990’s de Marcelo Krasilcic

Todo este apasionado trabajo se encuentra dentro del Libro de la Semana de Naranja Librería1990s” de Marcelo Krasilcic, editado por la Cosac & Naify. La publicación se compone de una caja que almacena dos tomos de gran formato.
Tanto la cubierta de cada tomo, como la caja-contenedor tienen una textura de género que le da un carácter especial, como si estuviésemos frente a una sábana u otro textil propio de la intimidad de un hogar. Y no es al azar esta sensación, puesto que el contenido del libro recoge la íntima mirada de Krasilcic en relación a las experiencias vividas durante esta década, relatado visualmente del modo en como prefiere contárnoslas: re-escribiendo su propia realidad y entregándonos un producto veraz lleno de detalles y de una estética fascinante.

¿Conocías el trabajo de Marcelo Krasilcic? Comparte tus opiniones acerca del autor del Libro de la Semana en Naranja Librería y si te interesa adquirirlo, lo puedes comprar en el sitio web www.naranjalibrería.cl