Lollapalooza Chile 2016 – recap

Este fin de semana pasado estuvimos en Lollapalooza Chile 2016.


Nos invitaron el fin de semana pasado a la sexta edición de Lollapalooza en Chile y pasamos por el Parque O’Higgins el sábado y domingo para disfrutar del extenso cartel que nos presentaban este año.

En resumen y para acompañar las imágenes de la galería, decir que el festival –al menos los grupos que teníamos anotados en nuestra agenda– fue demasiado lineal. Flosstradamus, Jack Ü, A-Trak y RL Grime ofrecieron unos shows muy parecidos a nivel musical. Mucho trap y hardcore (hablamos de electrónica) que, sinceramente, nos terminó aburriendo. No fue así con la mayoría de los asistentes a los distintos conciertos. El público, en su mayoría gente que rondaba los 17 años, lo pasaron increíble; por una parte nosotros salimos algo decepcionados porque esperábamos una propuesta distinta por parte de los distintos dj’s y grupos, pero nos ENCANTÓ que un público tan joven pudiera disfrutar de música y de personajes de primer nivel en la escena electrónica mundial. Daba gusto ver como los muchachos bailaban y saltaban sin parar cada uno de los temas que iban sonando en los distintos escenarios. Una experiencia realmente positiva para los menores de edad que llenaron el festival.

Nos quedamos con Tame Impala (el sábado) y Die Antwoord (el domingo). Los australianos ofrecieron un concierto redondo; un sonido increíble (felicidades a la organización) y una puesta en escena digna de un grupo del nivel que esperábamos. Chapó para la banda capitaneada por Kevin Parker, que nos dejó lo mejor del Festival junto a los sudafricanos, ya el domingo. Nos sentábamos en el césped a la espera de que Ghost terminaran su show (muy completo, por cierto) y 10 minutos antes de que Dj Hi-Tek saltara al escenario y colocara unos beats explosivos, haciendo así la presentación de Ninja y Yo-Landi, nos colocamos en uno de los laterales del escenario para disfrutar lo más cerca posible de unos de los destacados de los dos días. Ritmos, rimas, presentación y actuación de los de Ciudad del Cabo, impecable. Gozamos de cada canción que sonaba y de cada locura que se le pasaba por la cabeza a la pareja.

Para terminar, insistimos en que nos sentimos un poco decepcionados por la elección de dj’s, ya que aprovechando al público tan joven que asistió, hubiera sido mucho más interesante haber mostrado una paleta musical más variada; faltó cerveza para los que éramos mayores de 18 años. Si bien el festival en Chile se torna muy familiar, no encontramos nada malo tomarse unas cervezas entre gente adulta y disfrutar de un vaso, o dos, entre tanta música y buen ambiente. El buen rollo general, la organización y la oportunidad de abrir el festival al público adolescente, una gran idea que esperamos que para los próximos años siga dándose, eso sí, trayendo a grupos y bandas mucho más variadas para que puedan disfrutar de una experiencia completa.

Agradecer a la productora y la organización por lo bien que nos trataron en todo momento. Esperamos repetir la visita en 2017.

Texto y fotos: Javiera Moreno y Mario de la Cruz