Fireworks 2016 – Vol.33

Después de una semana de descanso, retomamos la sección fotográfica de los viernes: Fireworks 2016 – Vol.33.

«El objeto parecía una casita y era rectangular, pero estaba rematado por una pequeña torreta situada en el centro del mismo. No se veían ventanas, pero sí una portezuela en el centro de la parte que miraba al testigo. El curioso objeto era de una tonalidad verdeazulada y mostraba un extraño brillo metálico.
Parece que el artefacto medía 1,20 m de altura, alrededor de 1,80 m de largo y cosa de un metro de ancho. La puerta llegaba sólo a media altura (o sea, que debía de medir unos 60 cm). Por esta portezuela, ante el asombro de Frank, salieron al -exterior dos pequeños seres, de un metro aproximadamente de estatura. La puerta se abrió hacia afuera, exactamente igual que la puerta de un coche. Uno de los humanoides se quedó junto a la puerta y el otro avanzó cautelosamente hacia Frank, tendiéndole los brazos y haciéndole ademanes que el niño interpretó claramente como de que no se acercase y que se retirase. El testigo no oyó ninguna palabra: el contacto se realizó únicamente por gestos. Los pequeños seres tenían aspecto humano. Su tez era de una coloración similar a la nuestra y sus rasgos fisionómicos no tenían nada de particular. Eran barbilampiños y parecían tener entre 30 y 40 años.»
Antonio Ribera, Encuentros con humanoides.

Revisa todos los Fireworks 2016 haciendo clic aquí.